Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

IMPRESIÓN DIGITAL, UN POCO DE HISTORIA

Departamento de Producción
9 abr., 20189 abr., 2018
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Google
Compartir

En Draft Grupo de Comunicación Healthcare llevamos más de 35 años trabajando con empresas de artes gráficas.
Desde nuestro estudio, los ejecutivos de cuentas han recorrido el camino a los departamentos de marketing de nuestros clientes con los cartones de artes finales, trasportados en grandes carpetas para obtener aprobaciones y proceder a continuar con un proceso que, "esto si es historia", necesitaba de montajes previos en astralones, pasados posteriormente a planchas.

Actualmente ambos procesos se realizan con el ordenador pero aún se mantiene el montaje de las planchas en las máquinas como antes. Si los laboratorios farmacéuticos necesitaban impresiones de muchos ejemplares se realizaban en offset, de pocos ejemplares en tipografía y otras en distinto material con serigrafía y ahora, aunque se pueden mantener estas formas de impresión, la IMPRESIÓN DIGITAL ha llegado.
¿Qué es la impresión digital?

La impresión digital es un proceso que consiste en la impresión directa de un archivo digital a papel u otros materiales por diversos medios, siendo los más comunes la tinta en impresora de inyección de tinta (cartuchos) y tóner en impresora Lasser.

Este sector de las artes gráficas está experimentando un gran crecimiento, lo que ha llevado a los diferentes fabricantes y proveedores a lanzar al mercado equipos con mayores prestaciones, preparados para atender los nuevos requerimientos impuestos por el mercado.

¿Para qué sirve?

Este proceso, habitualmente ofrecido de manera profesional por negocios dedicados exclusivamente a la impresión digital, y por imprentas que incrementan su oferta habitual de impresión en máquinas offset con la posibilidad de imprimir en digital, para no perder parte del nuevo negocio que se ha producido por la oportunidad que ha generado.

Esta oportunidad viene por proyectos de impresión de:
  • Bajo volumen de unidades.
  • Tiempos de producción cortos.
  • Costes ajustados al volumen de unidades.
 
Una de las ventajas, la disponibilidad casi inmediata de los impresos, por su corta cantidad de ejemplares y por no requerir tiempo de secado al utilizar tintas diferentes y menos densas que las que se utilizan en el proceso análogo de impresión en offset.

La impresión digital tiene una doble vertiente:
  • Pequeño formato: Disponible hasta tamaños de DIN A – 3 ampliado, es decir; 35 x 45 cm.  
  • Gran formato: Que tiene su propia secuencia y detalle de producción que comentaremos en una ocasión posterior.

Con respecto a estas impresiones de gran formato conocidas como gigantografías, en la actualidad podemos encontrar equipos de impresión con tintas látex que son menos nocivas ecológicamente hablando, que las anteriores tintas con solvente.
 
¿Por qué usarlo?

A las ventajas antes mencionadas de:
  • Posibilidad de tiradas cortas.
  • Tiempos de producción cortos.
  • No partir de gastos previos, y por ello contención de los costes: Las planchas y arranque de máquinas, que en los casos de las tiradas en offset al repartirse entre un número de ejemplares suficientemente alto no implican un problema, pero cuando las tiradas se reducen como en las digitales, lo hacen desaconsejable.
Existe además la posibilidad de la personalización del producto, que actualmente es un mercado en creciente expansión. Se trata por un lado de imprimir una imagen, que unida a un archivo Excel puede personalizar cada ejemplar.

Además de estas ventajas, existe la posibilidad de:
  • Troquelar el trabajo: Como en los trabajos de imprenta normales, sólo que en este caso el troquel es algo menos preciso que el corte de cuchilla, se hace con un troquel láser y tiene algunas limitaciones, por ejemplo: para plegar un folleto se tiene que troquelar el papel con un golpe de hendido que rompe la fibra del papel sin romper la superficie para que al doblar no se vean ajados, pues bien esto con el troquel con láser no se puede hacer. 
  • Contra colar: Cuando se quiere alcanzar un grosor que el método digital no alcanza (este método digital está limitado aún papel de máximo 350 g/m2), se pueden contra colar 2 piezas de papel con lo que se puede obtener un grosor como se necesite (también poniendo un cartoncillo entre 2 hojas se podría obtener un grosor y dureza mayor.
  • Plastificar: Cuando se quiere dar un acabado de más calidad o porque el folleto deba durar más tiempo, se puede plastificar (también encapsular) en brillo o en mate, pero dada la composición de las tintas y el componente del material para plastificar es necesario tener en cuenta la necesidad de un tiempo mínimo de 24 horas para garantizar que el plástico no se levante. Entre el plastificado y el troquel, las ventajas de la impresión digital "el tiempo" queda un tanto reducida. 
 
Y un inconveniente:
No se pueden imprimir colores directos, sólo CMYK (nada de pantones o tintas especiales) lo que convierte una impresión en 1 color que no sea el negro en una impresión de 4 colores. SIEMPRE.
 
Continuará…
…Porque en Draft Grupo de Comunicación Healthcare continuamos con inquietudes renovadas para mejorar todos nuestros procesos, de forma que nuestros clientes, los laboratorios farmacéuticos sigan confiando en nuestra creatividad, nuestro diseño y en nuestras producciones gráficas.


María Tubau 5, 1º  28050 Madrid. SPAIN

T +34 913 58 90 70

© copyright 2018 grupo draft