Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

INFORMACIÓN DE SALUD FIABLE EN INTERNET, ¿CÓMO ENCONTRARLA?

Departamento Científico
13 oct., 201713 oct., 2017
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Google
Compartir

El 60,5% de los ciudadanos utiliza Internet para informarse sobre salud a pesar de que esta fuente de información genera poca confianza según una investigación del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información (ONTSI). Mucha información que vemos en internet no es fiable, pero ¿cómo podemos saber si lo es?
La salud es una de las cuestiones más importantes en la vida de las personas, siendo una prioridad para mucha gente. Día a día muchas personas recurren a variadas fuentes de información para conocer diferentes aspectos del cuidado de su salud o de otro tipo de cuestiones relacionadas con el ámbito sanitario.

A pesar de que Internet es un lugar donde se puede obtener información sobre cualquier cosa, hay tres prácticas que destacan por encima del resto en relación a la búsqueda en Internet sobre temas de salud: 
  • búsqueda sobre alimentación y estilo de vida saludable,
  • búsqueda sobre enfermedades diagnosticadas y
  • búsqueda de síntomas

COSAS QUE TENEMOS QUE TENER EN CUENTA PARA RECONOCER INFORMACIÓN DE SALUD FIABLE EN INTERNET

La primera precaución que debemos tener en cuenta antes de teclear para hacer cualquiera de estas búsquedas es que todo lo que encontremos será orientativo y que en ningún caso sustituirá a lo que puedan decirnos los profesionales sanitarios en consulta. 
 
Algunas indicaciones y pistas que nos pueden guiar a la hora de saber si es fiable la información que estamos buscando son las siguientes:
  1. Que aparezca el autor, junto con un enlace o resumen de su currículum.
  2. Para saber si la información que estamos leyendo está actualizada es muy importante que aparezca la fecha de publicación y modificación de dicha información.
  3. Que aparezcan fuentes, referencias, bibliografía, enlaces… Donde podamos comprobar los datos que se ofrecen. Si esto no aparece, debemos considerar que la información está basada en opiniones personales.
  4. Que aparezca una forma de contacto (formulario, correo electrónico) y que funcione para comunicarse con el autor.
  5. Que la web esté bien construida, sea fácil de leer… Es decir, que sea usable y accesible.
  6. Que cumpla requisitos legales: protección de datos, aviso legal, condiciones de uso, política publicitaria, respeto a la privacidad, código deontológico… Que esta información figure en algún lugar de la web.
  7. Que recalque que la información ofrecida es orientativa, y que no debe sustituir a la de los profesionales sanitarios que nos atiendan en persona.
  8. Presencia de sellos de calidad. Esto hace notar la preocupación del autor y el compromiso por ofrecer un sitio de calidad. 
A pesar de todo esto, es siempre necesario hacer una lectura crítica de la información contenida, en todos los casos.  

El exceso de información muchas veces errónea ha llevado a que desde los colectivos de pacientes y profesionales sanitarios se exija más rigor e independencia. La Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y la agencia de comunicación COM SALUD en el informe EHON Salud Digital alertan de la sobrecarga informativa sobre salud en Internet; y manifiestan que la información online de salud debe ser objetiva, veraz, contrastada, divulgativa e incluir fuentes oficiales, declaraciones de profesionales sanitarios y el testimonio de pacientes. 


Fuentes:


María Tubau 5, 1º  28050 Madrid. SPAIN

T +34 913 58 90 70

© copyright 2020 grupo draft