Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

LO QUE MUEVE EL ALMA, LA CREATIVIDAD

Draft Advertising
15 oct., 201815 oct., 2018
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Google
Compartir

“(…) Cuando somos niños oímos y soñamos, albergamos ideas a medio cuajar, y cuando al hacernos hombres intentamos recordar, nos vemos estorbados y convertidos en seres prosaicos por el veneno de la vida. (…)” (H.P. Lovecraft, El Alquimista y otros relatos. 2009, p.116).
En todo curso o charla al que he asistido entorno al tema de la Creatividad, nos formulaban la misma pregunta: ¿Qué es para ti la creatividad? Yo, personalmente, llegué a mi propia conclusión recordando un documental que había visto hace tiempo… Creatividad se da en ese oso que ve un palo, una ramita seca del suelo, ya no como una simple ramita, sino como una herramienta para poder llegar a las suculentas hormigas introduciéndolo por la entrada del hormiguero… ver diferentes caminos, diferentes aplicaciones, nuevas y diferentes soluciones a un problema, eso es la creatividad. Es hoy, a través de esa pregunta constante que me han hecho “¿Qué es para ti la creatividad?” cuando llego a la conclusión del Oso Creativo… El hacerse, o que te hagan preguntas determinadas hace que se activen respuestas, que se abran caminos que hasta entonces no veías.

La creatividad, a diferencia de lo que pensaban los griegos, no llega de la musa que te inspira. Para llegar a esa respuesta “tan simple” hay detrás un arduo proceso de síntesis de toda la información que nuestro imaginario ha consumido, encontrándose las respuestas solapadas entre imágenes, hojas de novelas, documentales y paseos… Nunca sabes qué pedacito de qué experiencia te será útil para resolver qué problema. Y como decía Pablo Picasso: “Más vale que la inspiración te pille trabajando”.

Volviendo a la niñez, esa etapa en la que todo es posible, porque desconocemos las codificaciones que el mundo nos irá enseñando… Desarrollar y motivar el Pensamiento Divergente, debería ser una prioridad del sistema educativo. Y sí, hacer hincapié en valores de flexibilidad de opinión, de aprendizaje no tanto por premiar la respuesta correcta o penalizar las respuestas incorrectas, si no dar otro enfoque al problema y ver la riqueza de soluciones a las que se pueden llegar. Estas son las bases del método Montessori, que como citan en el artículo del XL Semanal  “No seguir las normas, buscar tu propia motivación y preguntarte qué ocurre en el mundo, marcaron la diferencia”. Las grandes marcas como Apple o los grandes líderes como Martin Luther King, son ejemplos de éxito de este método. Su forma de comunicar según el círculo de oro de Simon Sinek inspiran a la acción, dan confianza llegando a la parte emocional, más que a la racional; así nacen las llamadas Lovemarks, término acuñado por Kevin Roberts, una de las más importantes figuras del marketing y publicidad.

Mi compañera Cynthia Castejón en su artículo “El Márketing Emocional” explica muy bien cómo esta parte emocional conecta con el mundo del márketing; el que nos lleva a nuestro campo, el de la Publicidad. En nuestro equipo creativo siempre insistimos en abrir vías de pensamiento que unan conceptos hasta llegar a la clave, ese insight-motor que no sólo te convenza, sino que conecte contigo.

Para cerrar el círculo, me gustaría nombrar una “Acción Creativa” llamada Animal Ringer desarrollada por los diseñadores Yun Ye Leem, Ji Hoon Park y Chan Il Lim en la que cambian las bolsas para los goteros de los pacientes de pediatría en los hospitales por bolsas con forma de divertidos animales. Estos tienen así una doble funcionalidad; la práctica: facilitar saber qué tratamiento se le está aplicando al niño según la forma o color que tenga; y la emocional: ayudar al niño a evadirse un poco del tratamiento, pensando que esa bolsa es su compañero de juegos dentro del hospital, el que le ayudará a superar las pruebas que la enfermedad le está retando a superar, seguir jugando y desarrollando su creatividad mientras le aplican el tratamiento.

Esta acción no es la única que se está implantando dentro de la zona de pediatría de los hospitales. Últimamente se le está dedicando especial mimo y atención a esta sección. Se trata de hacer los entornos más amables, divertidos, incluso lúdicos para los niños, para ayudarles así a evadirse de ese miedo a las máquinas, a las salas sin compañía, al entorno… Una solución healthcare creativa para mantener activa la creatividad en los más pequeños. ¡Ojalá se aplique también a la zona de “mayores”!

En Draft investigamos en nuestro día a día, viendo referentes, avanzando para estar a la altura de los proyectos que nos confiáis; esto lo llevamos haciendo ¡desde hace más de 30 años! nos actualizamos continuamente para descubrir nuevos caminos, nuevas soluciones de nuestro tiempo… igual que hizo ese Oso Creativo.

Leticia Gómez Aguado
DISEÑADORA CREATIVA


María Tubau 5, 1º  28050 Madrid. SPAIN

T +34 913 58 90 70

© copyright 2018 grupo draft